Conclusiones seminarios accesibilidad por derecho: accesibilidad cognitiva

Imagen del seminario web

El seminario del miércoles 6 de octubre estuvo dedicado a la accesibilidad cognitiva.

En la primera mesa redonda se presentó el documento Cermi: “La accesibilidad cognitiva en el uso público de los edificios”.  Tres de las personas que formaron parte del equipo multidisciplinar que lo ha elaborado abordaron varios temas:

  • ¿Qué ha sucedido desde 2007? Fue entonces cuando Fefa Álvarez y Cristina Rodríguez Porrero vieron la necesidad de crear un grupo de trabajo promovido por la Fundación Once, que abordara la accesibilidad cognitiva en el entono. Para muchos profesionales supuso el encuentro con esta parte de la accesibilidad.
  • Por otro lado, se trató sobre la importancia del diseño de los edificios para conseguir espacios comprensibles y amigables, incidiendo en el papel fundamental que tiene la arquitectura en este ámbito de la accesibilidad.
  • También se debatió sobre el avance de la accesibilidad cognitiva y lo que éste ha supuesto en nuestra sociedad.

En la segunda mesa redonda se mostraron actuaciones que se están llevando a cabo en municipios, espacios comerciales, entornos culturales y de ocio, etc. para “mejorar “ la accesibilidad cognitiva. Esto dio paso al debate sobre la utilidad de estas medidas, los requisitos que se deberían exigir antes de implementar cualquier tipo de actuación en edificios de uso público y en pueblos y ciudades, o la realidad de los beneficios o perjuicios que representan, entre otros temas.

Resultó esclarecedor y enriquecedor comprobar cómo todos los representantes de las entidades participantes, de España y Chile, del ámbito de la discapacidad intelectual, trastorno del espectro autista, personas mayores y personas con daño cerebral adquirido, estaban de acuerdo en que las actuaciones que se lleven a cabo para mejorar la accesibilidad cognitiva deberían:

  • beneficiar a toda la población;
  • evitar la infantilización de nuestros entorno físicos, digitales, comunicativos, etc.;
  • ser consensuadas y evaluadas por grupos representativos de la diversidad ciudadana, contando siempre con personas con discapacidad intelectual, personas mayores, personas con trastornos del espectro autista, personas con enfermedad mental, y extranjeros, entre otras.
  • tener como objetivo real y final de su implementación, la mejora de los espacios, productos y servicios, para que todas las personas puedan comprenderlos y usarlos de forma cómoda, segura y eficiente.

 

 

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada