El papel de la Tecnología para la comunicación en nuestra sociedad.

La sociedad actual en la que vivimos se caracteriza el continuo desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (en adelante, TIC).

La norma UNE-EN 301549:2019 Requisitos de accesibilidad para productos y servicios TIC (versión en castellano de la norma EN 301549 V2.1.2 (2018-08) define las tecnologías de la información y la comunicación como «aquella tecnología, equipo o sistema o subsistema de equipos interconectados cuya función principal es la creación, conversión, duplicación, adquisición automática, almacenamiento, análisis, evaluación, manipulación, gestión, desplazamiento, control, visualización, conmutación, intercambio, transmisión, recepción o emisión de datos o información», incluyendo como ejemplos de TIC a «las páginas web, el contenido electrónico, los productos de telecomunicaciones, las computadoras y los equipos auxiliares, el software, incluyendo las aplicaciones para dispositivos móviles, los puntos de información y los cajeros automáticos o terminales de punto de venta, los vídeos, los servicios TI, así como los equipos de ofimática que copian, escanean y envían por fax los documentos».

Las TIC se encuentran muy presentes en nuestra vida cotidiana, y podemos observar cómo, en muchos de los servicios que usamos habitualmente, está implicito un dispositivo informático en forma de ordenador o tableta digital, como por ejemplo, un cajero automático o un dispensador de turnos en un supermercado.

En la actualidad, el uso de un teléfono inteligente permite la realización de variedad de actividades cotidianas que van más allá de su función principal. La posibilidad de utilizar aplicaciones móviles (apps) está multiplicando las prestaciones de este dispositivo de forma que ya, desde nuestro propio teléfono, podemos pagar en cualquier lugar a través de apps tipo «wallet» y tecnología NFC (tecnología inalámbrica de corto alcance), compartir imágenes o videos de manera instantánea con familiares y amistades, o programar los electrodomésticos de nuestro hogar (Internet de las cosas).

La diversidad de objetivos que pueden llevarse a cabo con tecnología, convierte a esta en un medio de transformación social y productiva que ha cambiado nuestra forma de relacionarnos e involucrarnos en cualquier ámbito.

Ejemplos de ello son la aparición de plataformas de videoconferencia, que han facilitado que personas ubicadas en diferentes lugares puedan conectarse en tiempo real para reunirse, impartir formación u organizar encuentros y congresos. Esta tecnología, mucho más expandida como consecuencia de la situación sanitaria actual, ha cambiado por completo la organización laboral y formativa y, probablemente, haya venido para quedarse.

Otro ejemplo significativo de expansión de las nuevas formas de comunicación a través de tecnología son las redes sociales. Este tipo de espacios de intercambio han aumentado exponencialmente las oportunidades para compartir información, tanto social o lúdica como laboral, emergiendo nuevos perfiles profesionales relacionados, como «Community Manager»«Social Media Manager» o «influencers».

El mercado tecnológico también ha introducido nuevas formas de interacción mediante los asistentes virtuales de acceso por voz (p.ej. AlexaSiriGoogle home; etc.), aumentando las posibilidades de control del entorno y ofreciendo mayores opciones de intercomunicación.

En ámbitos más específicos, la tecnología está facilitando que las personas con dificultades en la comunicación oral cuenten con dispositivos y programas cada vez más personalizables, adaptándose a sus necesidades y demandas comunicativas, y ajustándose a cada etapa del ciclo vital.