Recomendaciones en las viviendas para personas mayores

Mujer mayor sentada en el sofá de su casa.

En la cumbre mundial de Alzheimer 2017 que se celebró en Lisboa, organizada por el Centro de Referencia Estatal de Alzheimer de Salamanca en colaboración con La Fundación Champalimaud que albergó el evento en sus instalaciones, el Ceapat diseñó el estand de una vivienda que facilitara la vida autónoma a las personas mayores incluso si estaban en un primer estadío de demencia. En el stand se mostraban las diferentes estancias (vestíbulo, salón-comedor, cocina, dormitorio y cuarto de baño) en las que se incluyeron algunos de los productos y tecnologías existentes en el mercado que permiten alargar la permanencia en el hogar de una persona con demencia, con la mayor autonomía y seguridad posible, manteniendo las habilidades desarrolladas a lo largo de su vida.

Aunque el diseño del estand no era un modelo para trasladar a una vivienda real ya que debía permitir la circulación de los visitantes, nos permitió realizar un ejercicio que queremos compartir como buena práctica para todas las viviendas de personas mayores.

En el Ceapat contamos con una exposición permanente de tecnologías y productos de apoyo cedidos en su gran mayoría por las empresas que los fabrican o distribuyen. La visita guiada a esta exposición es un servicio muy solicitado por personas que buscan información sobre la manera en que pueden mejorar la autonomía personal a través de productos o tecnologías disponibles en el mercado. Para abordar un proyecto como este, fue imprescindible la colaboración de algunas de estas empresas. Una vez desarrollada la idea de lo que queríamos, lanzamos la propuesta para hacerla realidad, consiguiendo la implicación de ocho empresas que prestaron e instalaron sus productos y dispositivos, y nos cedieron sus tecnologías más punteras.

Criterios generales para diseñar la vivienda de una persona mayor

Después de una fase de documentación y profundización se consideraron los siguientes criterios como necesarios para el diseño de una vivienda de estas características:

  • La distribución debe conseguir la mayor visibilidad entre todas las piezas, de forma que el usuario pueda ver el resto de estancias fácilmente desde el lugar en el que se encuentre. Así se facilita la orientación en el interior de la vivienda y se consigue evocar acciones cotidianas como la utilización del aseo cuando se visualiza desde el dormitorio o el salón.
  • Debe ser accesible, es decir debe permitir que una persona sea capaz de llegar a todos los sitios sin esfuerzos innecesarios, y hacer uso de dispositivos y servicios cómodamente. Para satisfacer las necesidades de una persona mayor, es necesario identificar las dificultades que la persona va teniendo para ir adaptando la vivienda a medida que aparecen. Hablamos de tener una casa adaptable y no una casa adaptada. Un entorno no adecuado puede aumentar las dificultades (síntomas) si la persona tiene alguna demencia como Alzheimer. Se debe favorecer en la medida de lo posible, vivir de forma independiente, minimizando la asistencia necesaria y maximizando los aspectos sociales, con seguridad, comodidad, integración; facilitando el autocuidado y posibilitando la asistencia por parte de los cuidadores a medida que su presencia se haga más necesaria. Las personas mayores generalmente necesitan más tiempo para hacer las mismas cosas que hacían antes, pero no deben contar con más ayuda de la necesaria ya que, ante todo, se debe fomentar su independencia.
  • Se deben colocar objetos e imágenes personales para favorecer el recuerdo de personas y lugares y reforzar la conexión con la realidad diaria.
  • El color es un elemento de gran importancia que influye en los estados de ánimo, las emociones, la concentración y hasta en la digestión. Por ello, es importante tenerlo en cuenta en la vivienda. Los colores de este entorno deben ser relajantes y tranquilizadores, evitando colores demasiado estimulantes como el rojo y el amarillo puro, aunque en ocasiones pueden servir como activadores. Los tonos blanco y negro pueden llegar a ser deprimentes. Aunque de manera natural producen diferentes sensaciones, muchas veces estas sensaciones son aprendidas, vinculadas a la cultura, siendo diferentes en los países occidentales y en los países orientales por lo que es importante saber las preferencias de la persona. Se podrían utilizar por ejemplo:
    • En el salón, un amarillo suave que se asocia en nuestra cultura a jovialidad, alegría.
    • En el vestíbulo de acceso un tono púrpura, asociado a dignidad, solemnidad, protección.
    • En el dormitorio, el azul claro, asociado a seguridad, ternura, amabilidad.
    • En el cuarto de baño, un naranja claro, asociado a precaución, alerta.
  • Para facilitar la percepción del espacio, los colores del suelo, paredes, puertas, zócalos y techo tendrán un contraste del valor de reflectancia de la luz de al menos 30 puntos. Este valor define los límites del espacio y sitúa objetos importantes como las puertas. Se deben evitar estampados con dibujos grandes en el suelo o en las paredes que pueden causar confusión.
  • El pavimento será no deslizante tanto en mojado como en seco. (Clasificación según lo establecido en el Documento Básico de Seguridad de Utilización y Accesibilidad del Código Técnico de la Edificación – DB SUA del CTE).
  • Se deben utilizar muebles cómodos y estables que permitan que las personas se apoyen en ellos.
  • Se pueden utilizar etiquetas fijas con texto e imagen en los cajones para que las personas encuentren lo que necesiten con mayor facilidad y sin ayuda. Si se estima necesario, se pueden colocar pictogramas de señalización en las diferentes habitaciones, de manera que la parte inferior del pictograma se encuentre a 1,40 m del suelo.
  • Para aumentar la seguridad, se deben colocar detectores de humo en todas las habitaciones y detectores de agua en el baño y la cocina.
  • Para facilitar el uso de las manillas, estas serán ergonómicas, de fácil manipulación y con colores que contrasten con la puerta para facilitar su localización.
  • Los interruptores de la luz pueden contar con una baliza luminosa para facilitar su ubicación en la oscuridad. Y el contraste de los enchufes y de los interruptores con el color de la pared, tendrá un valor de reflectancia de la luz de al menos 30 puntos. Estarán montados a una altura adecuada para su uso.
  • Es necesario proporcionar referencias de espacio y tiempo que ayuden a organizar la vida.
  • Dentro de la casa deberían existir espacios diáfanos que faciliten la deambulación.
  • Se deben estimular las capacidades del usuario, mitigar y compensar las discapacidades cognitivas y funcionales a medida que vayan surgiendo.
  • Se pueden utilizar sistemas de monitorización que ubiquen a la persona en todo momento/todo el tiempo y que permitan controlar su actividad de forma remota, bien mediante un tercero o bien mediante un sistema de inteligencia artificial que consiga establecer las rutinas de la persona y avise en caso de variaciones.

 

Estancias de la vivienda

  • Vestíbulo:
    • Es recomendable que desde el vestíbulo se tenga acceso visual al resto de estancias, facilitando la orientación en el interior de la vivienda.
    • Se pueden incluir pictogramas que ayuden a identificar cada una de las habitaciones, así como fotografías de personas allegadas o de lugares conocidos con los que la persona esté vinculada afectivamente.

 

Vestíbulo de acceso con fotos familiares en la pared.

  • Es importante y necesario garantizar la seguridad dentro de la vivienda por lo que conviene:
    • Debemos facilitar el control de visitas, por ejemplo colocando una mirilla digital que permite ver con claridad sin acercarse e incluso permite la grabación.
    • Podemos incluir dispositivos que detecten el abandono del hogar no controlado. Por ejemplo colocando en la parte superior de la hoja de la puerta un contacto magnético que emita una señal o aviso cuando la puerta o ventana se abre. Este dispositivo está especialmente indicado para uso domótico y permite detectar cuándo una persona con deterioro cognitivo abandona la vivienda. Los hay que no necesitan pilas ni alimentación eléctrica.
  • Se dispondrá de dispositivos de iluminación que se activen de forma automática. Por ejemplo un interruptor con sensor de movimiento de infrarrojos pasivo, con sensor de luminosidad, con umbral y tiempo de retardo de apagado ajustables, que active una lámpara direccional que ofrezca una iluminación orientativa y decorativa. Su instalación se recomienda a 30 cm del suelo. Es conveniente que disponga de encendido manual de la luz y apagado automático en función del nivel de intensidad de la luz o existencia de movimiento.
  • Para evitar los riesgos que pueda suponer un fallo de alimentación se puede contar con una antorcha extraíble (presionar y tirar) y recargable, con dispositivo de encendido automático colocada al lado de la puerta de entrada.
  • El entorno debe provocar sensación de seguridad y serenidad, debe favorecer las relaciones sociales y la participación, y respetar su privacidad. Hay que recordar que el estado emocional tiene una gran influencia en la memoria y en las funciones cognitivas. La decoración, los muebles y los dispositivos deben ser prácticos, acogedores y cómodos. Se deben estimular las capacidades del usuario, mitigar y compensar las discapacidades cognitivas y funcionales a medida que vayan surgiendo. Los colores deben ser armoniosos, la iluminación buena y agradable, el nivel de ruido bajo, la temperatura constante. Solo se contará con los muebles necesarios, evitando lo que pueda dificultar sus movimientos o representar un factor de riesgo para tropiezos o accidentes. Se debe evitar la sobre-estimulación. Es necesario proporcionar referencias de espacio y tiempo que ayuden a organizar la vida.

 

  • Salón – cuarto de estar:
    • El entorno debe provocar sensación de seguridad y serenidad, debe favorecer las relaciones sociales y la participación, y respetar su privacidad. Hay que recordar que el estado emocional tiene una gran influencia en la memoria y en las funciones cognitivas.
    • Se debe evitar la sobre-estimulación en la decoración. Los muebles y los dispositivos deben ser prácticos, acogedores y cómodos. Así, las mesas serán resistentes para que las personas se puedan apoyar en ellas y lo suficientemente altas para que quepan los reposabrazos de las sillas. Las esquinas serán redondeadas para que reducir el riesgo de hacerse daño con ellas. Las mesas redondas permiten más flexibilidad para sentarse. Y las sillas deben tener asientos que contrasten claramente con el color del suelo; deben tener reposabrazos para ayudar a la movilidad; se deben poder mover con facilidad al arrastrarlas por el suelo.
    • Los colores deben ser armoniosos, la iluminación buena y agradable, el nivel de ruido bajo, la temperatura constante. Solo se contará con los muebles necesarios, evitando lo que pueda dificultar sus movimientos o representar un factor de riesgo para tropiezos o accidentes.
    • Las ventanas serán del mayor tamaño posible, con la parte superior alta y el alféizar bajo, para maximizar la luz del día, minimizar la necesidad de luz artificial y para mejorar la vista del espacio exterior.
    • Se procurará que las cortinas y los bandós dejan totalmente libres las ventanas para no obstruir la luz. Se deben evitar dibujos grandes en las cortinas.
    • Las lámparas de pared proporcionarán una iluminación indirecta más confortable. Se podrá regular la intensidad de la iluminación para adecuarla a la actividad que se vaya a realizar.
    • Es conveniente usar persianas que reduzcan el deslumbramiento cuando sea necesario.
    • Se pueden mejorar las condiciones de aislamiento para evitar ruidos molestos.
    • El material que protege los cuadros no producirá reflejos.

 

Cocina:

Mujer mayor sentada en la mesa de la cocina con un café en la mano.

  • Es un lugar importante, en el que se realizan numerosas actividades que se han hecho durante toda la vida y que pueden suponer un peligro para las personas mayores.
  • Proporcionaremos elementos que ayuden física y cognitivamente, procurando que los espacios estén perfectamente definidos y organizados, facilitando al máximo su uso y las actividades de la vida diaria, minimizando la posibilidad de accidentes.
  • Se deberá contar con dispositivos de alarma y aviso de forma que se pueda prestar ayuda con urgencia si fuera necesario.
  • La iluminación será continua sobre las superficies de trabajo, para facilitar la ejecución de tareas. Es recomendable colocar una luz de 600 lux sobre la encimera y el fregadero. Se protegerán las luces directas para evitar deslumbramientos.
  • La encimera será de un solo color que contraste suficientemente con el menaje.
  • Se pondrán estantes abiertos que permitan a ver y usar los elementos.
  • Los armarios tendrán cristal no reflectante para poder ver el contenido. Se pueden colocar en el frente de los cajones y armarios etiquetas con texto y pictogramas para facilitar la localización de lo que se necesita. Los tiradores serán fáciles de agarrar y contrastados con la superficie de los armarios.
  • La placa vitrocerámica será preferiblemente de inducción, de manipulación sencilla.
  • El horno tendrá mandos sencillos. Contará con bandejas extraíbles autoportantes para evitar que vuelquen. Los olores de cocina se suman a la sensación doméstica del hogar.
  • Todos los dispositivos deben ser simples y claros de usar.
  • El tirador del refrigerador tendrá con la puerta un contraste con una diferencia de 30 LRV y será fácil de agarrar.
  • El fregadero tendrá poca profundidad y si es posible contará con una “rampa” para facilitar sacar los cacharros empujándolos. Una opción interesante es utilizar una grifería monomando con caño extraíble para permitir llenar las cazuelas fuera del fregadero.

 

Persona mayor apoyándose en una barra anclada a la pared al lado del inodoro

  • Los enchufes deben contar con toma de tierra y deberán estar al menos a 50 cm de los planos verticales de la cocina y fregadero. Su color será contrastado con respecto al paramento donde estén ubicados.
  • El suelo será no deslizante ni seco ni mojado. (Según el DB SUA del CTE).
  • Se pueden usar platos termo para mantener la comida caliente durante más tiempo o platos con reborde y base antideslizante, si fuera necesario.
  • Se puede colocar una pizarra que permita reflejar los horarios o secuencias de las actividades, a modo de agenda semanal.
  • También podemos disponer de un libro de recetas con fotografías que ayuden a su comprensión.

 

  • Cuarto de baño:
    • Es necesario tener en cuenta que el cuarto de baño es la zona más peligrosa de la casa. Se debe diseñar para evitar caídas por resbalamiento o tropiezos, proporcionando barras de apoyo dónde sea necesario, así como una iluminación suficiente. Utilizar muebles a una altura accesible que no tengan picos o aristas vivas, con tiradores fácilmente manipulables.
    • Es muy importante garantizar la seguridad frente a posibles quemaduras o descargas eléctricas.
    • Al ser el agua un buen conductor de electricidad, es necesario tomar precauciones eléctricas especiales para evitar descargas al tocar cualquier enchufe o aparato eléctrico con las manos húmedas o mojadas. La normativa de seguridad exige especiales requisitos en esta zona de la casa. La normativa de referencia es el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT) que nos indica el grado de protección a emplear así como los aparatos que pueden utilizarse en estas estancias.
    • Se colocará una luz de techo para proporcionar una iluminación homogénea en el baño. Debe haber un mínimo de 300 lux en toda la habitación. La iluminación puede estar controlada con un detector de presencia que garantice el encendido de la luz durante el uso del aseo accesible. (Por ejemplo combinando infrarrojos pasivos y ultrasonido) o con un interruptor manual opcional.
    • Los aparatos sanitarios contrastarán con los paramentos para facilitar su localización.
    • Si hay dificultad en levantarse del inodoro, puede colocarse un inodoro más alto o un alza (recomendable 45-47 cm). El dispositivo para accionar la cisterna deberá ser fácil de activar y de diseño tradicional y deberá tener contraste con la cisterna. Se puede utilizar una tapa del inodoro de un color que contraste con la el suelo y con la taza del inodoro para facilitar su localización. El papel higiénico se situará de manera que sea fácil de alcanzar desde el inodoro.
    • Se utilizará un lavabo sin pedestal que deje espacio libre debajo para que lo puedan usar las personas que utilicen silla de ruedas o necesiten sentarse, y dispondrá de una zona horizontal para poder dejar objetos de aseo.

 

Persona mayor lavándose las manos en un lavabo con grifo electrónico.

  • La zona de ducha estará enrasada con el pavimento para facilitar el acceso. Si se usa un plato de ducha, el valor de reflectancia de la luz será el mismo que el del suelo. Es conveniente contar con un asiento de ducha con respaldo y reposabrazos que se pueda retirar o plegar y que tenga suficiente contraste con la pared y el suelo.
  • La grifería será fácilmente manipulable y tendrá claramente diferenciados los colores para el agua caliente y fría. Se colocará una válvula termostática tanto en el lavabo como en la ducha que impida el uso de agua a temperatura excesiva (+ de 38º) para evitar quemaduras o se regulará la temperatura en la salida del calentador.
  • Es conveniente contar con las barras de apoyo en la zona de inodoro y ducha firmemente ancladas al paramento y que contrasten con la pared con un valor de reflectancia de la luz de al menos 30 puntos.

 

Persona mayor apoyándose en una barra anclada a la pared al lado del inodoro.

  • El espejo será de dimensiones suficientes que permita verse a una persona sentada y de pie, de al menos 120 x 90 cm, estará colocado a 90 cm de alto y podrá quitarse o taparse fácilmente.
  • Se pueden utilizar pictogramas para describir secuencias de acciones rutinarias que faciliten su implementación, como lavarse las manos o ducharse.
  • El suelo será no deslizante ni en seco ni mojado (Según el DB SUA del CTE).
  • Es recomendable disponer de un sistema de alarma para detectar las posibles caídas, preferiblemente con detección automática, además de un pulsador de accionamiento manual que puede ir acompañado con cordón, que active una baliza acústico luminosa para recepción de avisos locales o que mediante una pasarela domótica permita la recepción de los avisos en teléfono móvil. Todos estos dispositivos pueden funcionar de forma conjunta dando una solución integral o, en función de las necesidades o se pueden utilizar combinaciones de algunos de ellos.

 

  • Dormitorio:
    • La organización del dormitorio debe ser simple para facilitar la orientación y el control de sus acciones.
    • Las ventanas oscilantes permiten la ventilación sin necesidad de abrirlas y así evitar accidentes. Se recomienda que cuenten con manillas con llave para evitar su apertura sin control, que permitan abrirlas totalmente para limpiarlas.
    • Las lamparitas tradicionales de mesilla se pueden usar como iluminación localizada adicional. El nivel mínimo de iluminación para el dormitorio es 200 Lux. Los elementos de control deben situarse de forma que sean fácilmente alcanzables desde la mesilla.
    • Se pueden colocarán fotos personales, dibujos, muebles y adornos en la habitación que proporcionen una atmósfera hogareña y que sirvan como estimulación emocional y sensorial.
    • Es recomendable contar con una luz nocturna con sensor que se encienda cuando se levanta la persona para evitar deambulación a oscuras. Así como que la instalación permita bajar el nivel de iluminación por la noche a 50 lux.
    • En caso de incontinencia, se puede utilizar un detector de orina sobre la cama que permita retrasar el uso del pañal por la noche.
    • La cama será articulada y fácil de manejar para regular la altura de manera que por la noche pueda bajar su altura y minimizar el riesgo en caso de caída. Se debe poder subir también para ayudar a la persona a levantarse.

Se puede colocar una alarma de abandono de la cama conectado a alfombra al pie de la cama y/o un sistema de detección y alarma que avise en caso de caída o desmayo, similar al indicado para el cuarto de baño.

Armario con puertas abatibles cristaleras, luz interior y pictogramas indicativos del contenido de los cajones.

  • El armario preferiblemente tendrá secciones abiertas o transparentes que permitan ver la ropa y no produzcan reflejos. Si hay un sensor de movimiento, se deberá tener en cuenta para colocar el armario de manera que no se active innecesariamente. Lo más importante es facilitar la elección de la ropa, limitando las opciones, y mantener en el armario sólo ropa de temporada.
    • La barra de colgar perchas estará a una altura fácilmente alcanzable por el usuario, aconsejable 153 cm.
    • Las bandejas serán extraíbles en la parte baja para facilitar su alcance.
    • Los tiradores de los armarios serán de color contrastado con el armario y fáciles de manipular de manera que se puedan introducir los cuatro dedos de la mano.
    • Los espacios en los que se guarde ropa u objetos personales deben estar adecuadamente ordenados de manera que se simplifique la elección. El uso de pictogramas ayuda a localizarlos.
  • Los muebles como la mesa, silla etc., tendrán una altura adecuada para asegurar la seguridad y el alcance.

En todas las soluciones es fundamental tener en cuenta las capacidades y gustos de los usuarios de la vivienda y realizar las adaptaciones de forma progresiva para que sean más fácilmente asimilables por la persona.

Más información en el enlace: https://ceapat.imserso.es/InterPresent1/groups/imserso/documents/binario/standvivienda.pdf

 

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada