Sillas para permanecer sentado durante periodos largos de tiempo

 

Para que la persona esté correctamente sentada, la silla debe tener las dimensiones adecuadas, reposabrazos y reposapiés ajustados a su altura para que brazos y piernas estén correctamente apoyados, y soportes posturales necesarios. Si la persona no tiene suficiente equilibrio de tronco o necesita realizar cambios posturales es aconsejable utilizar una silla basculante.

Una silla basculante se inclina manteniendo fijo el ángulo entre el asiento y el respaldo, lo que facilita el posicionamiento correcto. Bien posicionada, la persona podrá aprovechar su capacidad funcional para realizar actividades. La silla reclinable amplía el ángulo de la cadera al llevar hacia atrás únicamente el respaldo. La reclinación debe combinarse con elevación del reposapiés para evitar el deslizamiento. Existen sillas basculantes que disponen también de respaldo reclinable. Si la silla es basculante o reclinable, obligatoriamente debe incorporar reposacabezas. El uso del reposacabezas es recomendable cuando se va a pasar gran parte del día sentado en la silla de ruedas; esto  permitirá relajar hombros y cuello, del mismo modo que cuando se está sentado en un sillón. En otros casos, da soporte al cuello favoreciendo la alineación de la columna.

Algunas sillas tienen la posibilidad de basculación negativa: la silla se inclina hacia delante, de forma que los pies están más cerca del suelo; es una función muy interesante para las personas que se ponen de pie porque el esfuerzo es mucho menor.

Existen modelos de sillas basculantes manuales y eléctricas; en este enlace puede ver un modelo de silla electrónica con esta función: Silla de ruedas eléctrica basculante

 

 

 

Imagen de maniquí en silla de ruedas basculanteImagen de maniquí en silla de ruedas basculante inclinada hacia atrás

Imágenes de silla de ruedas basculante en dos posiciones diferentes

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada