Tecnología para la discapacidad orgánica

Símbolo internacional de discapacidad orgánica

¿En nuestra sociedad se conoce qué es la discapacidad orgánica? ¿Sabemos qué repercusiones puede tener en el día a día de las personas? ¿Qué recursos tecnológicos pueden ser útiles como apoyo a sus diversas necesidades?

La discapacidad orgánica es aquella producida por la pérdida de funcionalidad en ciertos órganos, ya sea de forma congénita o adquirida. Es el caso de cardiopatías, enfermedades metabólicas, lupus, fibromialgia, etc.

A pesar de la diversidad, un factor común es que al no darse consecuencias fácilmente observables, con frecuencia se produce incomprensión de su situación.

Los obstáculos y dificultades a los que se enfrentan las personas con discapacidad orgánica se han visto acrecentados en la situación de pandemia de la COVID-19. Así lo muestran los resultados del Estudio del impacto de COVID-19 en las personas con enfermedad o trastorno crónico.

Como sabemos, la situación de pandemia en que nos encontramos ha tenido profundas repercusiones en la salud mental de la población en general, sobre todo con manifestaciones asociadas a la ansiedad y la depresión. Refiriéndonos a las consecuencias en las personas con discapacidad orgánica, se ha evidenciado un empeoramiento significativo en la preocupación por la salud, dificultades para dormir, tristeza, nerviosismo e irritabilidad. 

Además, la pandemia ha dificultado el seguimiento adecuado de rutinas de alimentación, ejercicio físico, tratamientos de rehabilitación o farmacológicos así como la relación con los recursos sanitarios.

¿Puede la tecnología ser un apoyo para la vida de las personas con discapacidad orgánica? ¿Puede serlo especialmente en situaciones de emergencia sanitaria?

Material audiovisual, aplicaciones móviles, dispositivos tipo brazaletes, plataformas de comunicación con profesionales de la salud… Conocer este tipo de recursos puede ser útil para la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad orgánica.

Como primera aproximación a la realidad de las personas con discapacidad orgánica y a la necesidad de visibilizar su situación son muy interesantes los videos que podemos encontrar en Historias Disorganic.

En Castigado y sin comer, película cortometraje sobre el día a día de un niño con enfermedad de Crohn, se subraya la importancia de la información en el entorno escolar como base para entender la diversidad, mejorar la empatía y evitar la exclusión, resaltando el papel que pueden tener profesionales, como psicólogos, y asociaciones en dicho proceso.

Las cardiopatías constituyen un importante reto en nuestra sociedad. Aplicaciones como eCardioSurf pretenden ayudar a las personas con cardiopatías a gestionar sus síntomas y mejorar su calidad de vida.

Son muchas las enfermedades en las que el dolor se experimenta como uno de los  síntomas que generan más malestar y más dificultades en la vida diaria de las personas. Diversas apps, como My Pain Diary o Monitor del dolor, se plantean como objetivo el manejo del dolor crónico. 

Como soluciones tecnológicas pensadas para personas con trastornos  neurológicos y  crisis epilépticas podemos mencionar MJN-Seras, dispositivo para el análisis de la actividad cerebral, y Social-Seras, aplicación para dispositivos móviles que avisa a los usuarios sobre el riesgo de crisis.

La detección de crisis epilépticas durante la noche es el objetivo del Brazalete Night watch. Se trata de un brazalete de actividad que monitoriza y detecta crisis epilépticas nocturnas avisando al acompañante a través de una alarma sonora y visual.

La mejora de la calidad de vida de las personas con epilepsia es también la finalidad de la plataforma Epico, que pretende identificar los principales desencadenantes de las crisis para cada persona.

La tecnología, junto con la ayuda profesional en los casos en que sea necesaria, puede constituir también una herramienta de apoyo para el mantenimiento o mejora de la salud mental. Para conocer algunos recursos en este ámbito puede ser útil acceder al artículo Tecnología para la salud mental, en el que analizamos algunas soluciones basadas en realidad virtual y aplicaciones para dispositivos móviles.

Lucía Pérez-Castilla. Psicóloga del Ceapat.

Isabel Vázquez. Ingeniera técnica industrial del Ceapat.

Hacer una replica

Tu dirección de email no será publicada